viernes, 20 de junio de 2008

La voz

Jeff Bucley descubrió que tenía La Voz casi por casualidad, cuando en un homenage que se le realizaba a su padre en una parroquia neoyorquina en 1991, el fallecido, brillante y subvaluado cantautor Tim Buckley, decidió interpretar tres canciones acapella y dejó al público presente completamente en silencio. Cuando se le preguntó por esas interpretaciones dijo: "no es mi trabajo, no es mi vida. Aproveché ese concierto para mostrarle mis respetos a mi padre." La vida le estaba dando un guiño y pronto se convirtió en el intérprete fijo del café Sin-é de Greenwich Village. La Columbia puso los ojos en él y pronto sacó lo que hoy es el único disco completo de su carrera, Grace (94). Con él recorrió los Estados Unidos y se ganó elogios de músicos de la talla de Robert Plant, Jimmy Page, Bob Dylan, Paul McCartney y Tom Yorke. No se sentía cómodo con ese éxito y añoraba las noches en las que cantaba para veinte desconocidos; realmente lo echaba de menos.
El 29 de mayo de 1997, cuando se encontraba en Nueva York grabando lo que iba a ser su segundo disco, My Sweetheart the Drunk, se arrojó al río Wolf y lo encontraron cinco días después sin vida. Nunca se supo si se suicidó o si fue un accidente. Pero si se tienen en cuenta sus declaraciones de insatisfacción con la vida que llevaba, no sería descabellado inclinarse por la primera opción.

Escuchar las poquitas canciones que nos dejó Jeff Buckley genera en mi una sensación ambigua, por la emoción que la propia escucha de esa voz de barítono me causa y por la tristeza de saber que no hay más Jeff.


Aquí les dejo dos videos de Jeff Buckley en vivo donde se nota toda la genialidad su su voz.






5 comentarios:

Damián de Haedo dijo...

Una voz increíble. Y también increíble que el pibe no se dedicara a cantar desde siempre. Una de esas historias raras y trágicas del rock. Lástima que no sea tan conocido como se merecía.

Darío / Viaje Secreto dijo...

El disco "Grace" es sublime, y es considerado uno de los 100 mejores discos por la RS y tantas otras revistas más.
La voz es bien profunda y sentida.
Una pena su muerte.
Saludos!

Bitter dijo...

Soy absolutamente obsesiva con las voces, muchas veces por sobre la música basura que suena detecto los buenos timbres, las notas y me pego con las voces, peero en el caso del Buckley no tengo explicación. Sencillamente el tipo no me gusta, tengo el Grace, esa versión con 23 temas y en realidad nop.
Producto de tu post lo volví a escuchar y ufff hay cosas que sencillamente no me enganchan.

besos

Pd: Y sólo un comentario de mina, uyuyuy que está guapo este Buckley :P .

Mattt dijo...

Darío, realmente una pena. Una gran pérdida.

Bitter, y bueno, contra gustos...
Y le verdad que sí, tenía facha el loco.

Anónimo dijo...

un impresionante cantante; hacía lo que quería el único problema es que no era un barítono, era tenor! Cantaba agúdísimo...

(Un barítono es Jim Morrison, o Ian Curtis por ejemplo.)

Buena crónica, saludos.

Iván